Publicado el 2 comentarios

El precio de la artesanía

precio artesanía

Si tomamos un jarrón de un bazar y le pedimos a uno de nuestros artesanos que nos haga una copia para poder comparar el precio entre ambas piezas, ¿Cual sería el resultado?  La primera respuesta lógica es que la pieza hecha en serie es más barata. La segunda respuesta lógica es que un producto probablemente de origen asiático es más barato. Ninguna de esas afirmaciones es cierta.

La única respuesta correcta es que no son iguales. No se pueden comparar. Una pieza hecha como sabe hacerla un artesano no puede ser igual. Probablemente podemos afirmar que no sabría hacerla peor. Porque su oficio tiene una dinámica, unos procesos y unos materiales que no son equiparables. Así que si volvemos a la frase original «Si tomamos un jarrón de un bazar y le pedimos a uno de nuestros artesanos que nos haga una copia para poder comparar el precio entre ambas piezas» nos dirá que no puede.

artesanía antíguaEl valor y el precio

Hay productos de uso cotidiano y productos especiales. Siguiendo con el ejemplo de la cerámica, aunque podríamos poner infinidad de ellos, solemos tener piezas que sacamos en las ocasiones especiales y la vajilla de diario. Esto es porque los artículos especiales refuerzan el carácter del evento y aportan el placer de disfrutar de su calidad. Sin duda habrá conversaciones alrededor de ellos. Tienen un valor superior porque aportan más. Y es eso lo que justifica la inversión.

Así que los objetos atesoran un valor. Ese valor puede estar acorde con el precio o no. De eso depende que la inversión esté justificada. El valor es un concepto subjetivo. Todos hemos pagado por cosas que otros no se comprarían. Y  nos puede doler infinitamente que se rompa un objeto que nos costó muy poco , pero lo compramos en un viaje, o nos lo regaló alguien especial. El valor lo estamos sumando nosotros. El objeto lo tienen cinco mil turistas y cuesta unos pocos euros.

Artesanía equivale a calidad. Tampoco perdamos de vista que un pantalón fabricado artesanalmente ha sido rematado por la persona que ha controlado todo el proceso productivo. Esto hace que sea francamente más difícil que se suelten las puntadas, que se afloje el elástico…  El pantalón está fabricado meticulosamente. Puede costar más ( en el mundo del textíl muchas veces la diferencia es muy poca) pero lo vamos a disfrutar mucho más tiempo, porque no es previsible que se rompa a la vez que el fabricado en serie. En este ejemplo estamos invirtiendo en exclusividad y en calidad. Y estamos hablando de algo tan cotidiano como una pieza de ropa.

La cara y la cruz del precio de la artesanía

El consumidor es soberano. En una sociedad tecnificada y globalizada decide sus compras en base a sus propios criterios con una libertad nunca vista. Eso es porque la oferta de productos nunca ha sido tan ámplia. Las consecuencias sociales y comerciales de este panorama son que existe una criba muy importante sobre los fabricantes especialistas. Se han perdido artesanos y pequeños fabricantes, como existen menos pequeños comercios generalistas. Los que han sobrevivido a eso que se llama « el apocalipsis del retail»  son aquellos cuyos productos son capaces de competir con millones de otros productos a causa de su calidad. Cualquier otra forma de competencia no es viable. Porque el artesano no puede permitirse entrar en una guerra de precios, ni deslocalizar su producción, ni diversificar su actividad. Solo puede diferenciarse siendo mejor que la gran masa de productos industriales. Mejor en diseño, en calidad, en servicio o en una combinación de varias o todas esas características. Es su arma en un mercado en el que la oferta es superior a la demanda.caja registradora antígua

La despoblación del rural, las carencias en infraestructuras comunicativas, la falta de relevo generacional o la desaparición de los oficios auxiliares han ido desmantelando muchas de las estructuras del artesanato . Sin embargo asistimos a una especie de renacimiento en el sector.

Hay gente haciendo muchas cosas interesantes porque se han adaptado y porque han convertido el problema tecnológico en una oportunidad. El sector vuelve a captar gente joven. Y el consumidor sigue queriendo rodearse de productos que le aporten más. Queremos el juego de té que pega con nuestra vida. Queremos esa joya que hemos dibujado en una servilleta. Regresamos a los rastros masivamente a la caza de objetos que siguen aquí, entre nosotros, porque la persona que lo fabricó lo hizo para durar. ¿Su precio era elevado?

El precio no es un índice realista

No es un sacrilegio. El precio solamente hace referencia a un aspecto del producto. Está vinculado a sus costes de producción y su margen comercial. También a los impuestos que se le aplican. El valor lo pone la calidad de la elaboración y la relación emocional que establecemos con la pieza.  La rentabilidad es mejor cuanto más duradera sea esa esa relación con el objeto.

El ejercicio de la compra tiene una cara de responsabilidad. Los artesanos no tejen bufandas mientras navegan en sus yates. Los márgenes no son así. Se trabaja mucho por amor al arte. El factor precio no se puede alterar a la baja, porque hace que la actividad sea inviable.  Autentyco.com es una plataforma comprometida con el artesanato que respeta su actividad y no aprieta los márgenes comerciales. Hacerlo sería suicida. El trabajo de las personas tiene un precio. El valor es mucho mayor.

 

Publicado el 2 comentarios

2 comentarios en “El precio de la artesanía

  1. Muy cierto , las piezas artesanas van una por una , con todo el trabajo individualizado y «cariñoso «del artesan@

    1. Efectivamente, el duro trabajo que realizáis los artesan@s, mucho esfuerzo y amor en partes iguales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *